Qué puedes aprender de las nuevas Supernenas

894

No, no es broma, llevo una semana viendo los 14 capítulos estrenados del rescate de una de las más míticas series de mi infancia y aún no se como sentirme al respecto. Por una parte, parecen haber sufrido una actualización para convivir en un marco donde Steven Universe, Hora de Aventuras, Gravity Falls y demás nuevas joyas de la animación occidental han establecido un nuevo estándar. Esto no es malo en sí, ya que desde siempre han sido una de las caricaturas más aprovechables para contar historias alejadas de estereotipos y el mero entretenimiento por entretenimiento ¿Cómo no iban las chicas de Townsville a subirse al carro ahora que la situación es más propicia que nunca?

Pero, como todo últimamente, ha causado un gran revuelo por volverse demasiado explícita a la hora de tratar sus temas, tirar mucho del humor de internet y utilizar alguna metáfora demasiado ambigua. De todas formas, recapitulemos: después de 12 años y sus 78 capítulos originales, Pétalo, Burbuja y Cactus vuelven a proteger Townsville, bajo una cabecera distinta, con algún cambio en su diseño y sin introducción ninguna como si no hubiera pasado nada. He aquí la clave, es un reinicio por adición, no por reinvención ni deconstrucción de nuestras adorables heroínas. Sí, la secretaria del alcalde se va desde el principio y el narrador ha dejado de ser una parte activa de la historia y todos echamos de menos la cabecera original ¿qué esperábamos? Continuar con algo establecido implica cambios, de lo contrario no habría motivo para extenderlo. Dejando claro eso, hemos visto como hollywood no hace más que rescatar sagas antiguas y tira por la línea de volvernos a contar lo mismo o no aportar nada a lo que ya ha contado como en Terminator: Genesys, Jurassic World, Batman contra Superman, etc, etc, etc. Y aquí tenemos una de las series más icónicas de finales de los 90, en lo que podríamos llamar un nuevo formato que habla un lenguaje más actual y más claro a su audiencia y que no atenta contra lo que ya hizo anteriormente. Salvando distancias, lo veo un poco como vi Mad Max: furia en la carretera, una invitación a revisitar el contenido original (aunque en este último caso la última fuera la mejor y la hijas de Utonium, no tienen la misma suerte) y apreciar lo actuales que pueden ser si se aprovechan bien. Los capítulos 3 y 11 para mi son ejemplos perfectos de las posibilidades que tienen y espero ver más cosas así.

Sin embargo, hay un capítulo que generó especial polémica (el 5) cuando las protagonistas conocen a un pony parlante que quiere ser un unicornio y durante el proceso se transforma en un monstruo. La comunidad LGTB se enfadó, por ver en nuestro equino amigo una metáfora de la transexualidad de tal forma que el cambio de sexo acaba representado como algo monstruoso. Sin duda, es una lectura perfectamente legítima que extraer del capítulo y creo que las quejas son más que comprensibles. Pero me chirrió al ver el episodio siguiente, debido a que trata el tema de la idea tradicional de la masculinidad y las chicas lo combaten abiertamente, de forma completamente explícita. Entonces me puse a pensar ¿cómo es posible que la misma gente que te lanza los mensajes sociales con tanta franqueza, ha dejado que se les transparentara un trasfondo tan feo en el capítulo anterior?

Y me puse a volver a ver la historia del unicornio (mi vida es superemocionante, lo sé). Después de ello, creo que se ve bastante bien que se trata de una historia de aceptación tanto como de paciencia y esperanzas. Al final del capítulo la madre del unicornio le dice “necesitaba que pasaras por un viaje de autodescubrimiento adolescente para revelártelo (el hecho de que siempre han sido unicornios)”, como si por sus frustraciones se hubiera dejado llevar y tomado malas decisiones en base a querer llegar a ser algo demasiado rápido. Por supuesto que todo el capítulo está bastante mal llevado como para que todo esto no luzca lo suficiente (y menos en lo que es al fin y al cabo una serie para niños), pero el potencial está ahí y las Supernenas son un marco extremadamente válido para ello.

Total, que al final me he llevado una grata sorpresa porque salvado ese escándalo que lo es con razón, he hecho palomitas y voy a ver la serie original gracias a que este reboot no es un completo desastre. Hasta la semana que viene.

No hay comentarios