Mafalda llena el CSOJ la Atalaya

605

Un nuevo refrán que deben aplicarse todos los oyentes es “sábado de concierto, domingo sin voz”. Mafalda lo logró. En un día muy frío del invierno madrileño, el grupo valenciano consiguió que la gente se quitase el abrigo.

La Atalaya es una casa okupada en Vallecas, cerca de la parada de Metro de Portazgo. El pasado sábado 19 de noviembre, celebraban su segundo aniversario. Para hacerlo trajeron a cuatro grupos bastante destacados. Tres locales, La Vallekana Sound System, Colectivo Warriors y Los Vitter del Kas. Y Por último un grupo valenciano llamado Mafalda.

MafaldaPor solo tres euros pudimos ver estos cuatro conciertos desde las 20:00 de la tarde hasta las 00:00 de la noche. Primero tocaron los grupos madrileños, la sala estaba bastante completa. Pero cuando acabaron, la gente comenzó a acercarse a primera fila, y hubo una gran aglomeración.

La mayoría de canciones que cantaron pertenecían al último disco, titulado “La Última Vez que te Escucho” pero también cantaron otras como “En Guerra”. La primera canción que sonó en el concierto es la intro del disco, y la última, fue, su canción más famosa, “La llorona” con Sara Hebé. Se echaron en falta algunos temas como “Ya te llamaremos”.

Desde la primera canción todos los asistentes se acercaron a la primera fila y comenzaron a saltar y a hacer pogos, tanto que hubo varias caídas. En una de las ocasiones, después de varios empujones, alguien chocó contra los altavoces. Estos, colocados en torre, cayeron hacia el escenario, y por poco no dieron al bajista.

En el escenario sacaron varias pancartas reivindicando el feminismo y se escucharon cánticos de “Alfon y Nahuel libertad”. Consiguieron hacer que la gente pasase una gran velada musical y reivindicativa. Ese es el objetivo, según ellos mismos dicen, de su música.

La anécdota de la noche la protagonizó un chaval de diez años. Pablo, que así se llama, consiguió hacerse una foto con todos los componentes del grupo. Le dieron, también, un folio con autógrafos y una mochila con el logo de Mafalda. Pablo salió de la Atalaya con su nariz de payaso, como la del cantante del grupo, y con una sonrisa de oreja a oreja.

No hay comentarios

Dejar una respuesta