Perderse para encontrarse: La vida secreta de Walter Mitty.

999

En la actual configuración de la vida urbana, viajar se ha convertido en sinónimo de escaparse. No obstante, Walter Mitty, es la clase de persona que viaja por su crecimiento personal, no para desconectar de lo que le rodea sino para conectar consigo mismo alejándose de un entorno en el que un amor frustrado, una hermana y un “jefe” abusivos y un trabajo anticuado, lo mantienen alineado.

Walter Mitty

No soy muy fan de Ben Stiller, está muy lejos de lo que considero gracioso, pero desde que la vi por primera vez, la vida secreta de Walter Mitty me llamó muchísimo la atención. Para empezar, debido a que no parece tener ningún interés en buscar la carcajada del espectador, más bien pretende la sonrisa tierna, la empatía sencilla. El protagonista sufre de esa imaginación hiperactiva que nos acecha a todos durante los momentos más cargantes de nuestra rutina. Que captara mi atención por sorpresa no implica que ignore sus taras por supuesto: la motivación amorosa no tiene ningún sentido y distrae de las verdaderas reflexiones de la cinta, la fotografía (o más bien el etalonaje) distingue con excesiva la claridad lo que es real de lo que es un sueño, a ratos explícita y a ratos expositiva termina por ser inconstante y nos da momentos que bien podrían componer el videoclip de su música extradiegética (aunque personalmente prefiera eso a una fecha y un lugar escritos en blanco sobre un fondo negro).

Walter Mitty

La verdadera cuestión en este primer mes de verano, reside en que los desplazamientos del protagonista, tras la pista del hombre que aspira a ser por una fotografía perdida para la portada de la revista Life, terminan perfilando su personalidad de manera que pasa de buscar el lugar en el que está más cómodo (sus continuas ensoñaciones) a estar más cómodo independientemente del lugar en el que está. Viajar por algo, buscarse en el mundo cuando más nos sentimos fuera de lugar. Sí que es cierto que el tratamiento de la actividad de soñar despierto como una enfermedad, cuyo remedio es la constante salida de la zona de confort, no contempla la capacidad imaginativa como cualidad que nos ayuda en la resolución de problemas. Pero como su propia trama y filosofía, en esta película es más agradable el camino que su destino.

3 COMENTARIOS

  1. La premisa es bastante atrayente aunque luego la idea no este realizada como esperaba, quizás por que esperaba más de ella pero aún así se disfruta de su visionado

Dejar una respuesta