Jake Bugg

El jovencísimo cantautor británico Jake Bugg aterrizó en el Teatro Barceló de Madrid el pasado viernes para compartir con los asistentes una selección de temas de su discografía, tanto de su último álbum Hearts That Strain como de trabajos anteriores. El nombre de la gira, Solo Acoustic Tour ya avanzaba el minimalismo del evento. Sin ningún tipo de puesta en escena, sin compañía de ningún tipo y vestido totalmente de negro, el cantante de 23 años de edad lideró una velada pensada para los fans de verdad.

Jake Bugg
Jake Bugg

A pesar de que los conciertos anteriores de la gira habían sido con el público sentado, por las condiciones de la sala, Madrid fue la excepción, y Jake, quien también ha estado sentado los pasados conciertos, se solidarizó con su público y tocó de pie. Para los asistentes curiosos, que fueron sin la discografía aprendida, a ver que tenía que ofrecer el músico inglés, la noche pudo terminar resultando insípida y sobria en exceso. Entre el público asistente se oía de vez en cuando, en las pausas entre una canción y otra, “Jake I love you” o “guapo”, gritos que no llegaron generar reacción alguna en el artista, quien no salió en ningún momento del concierto de esta esfera de sobriedad y templanza.

Jake Bugg
Jake Bugg

Estos gritos fueron prácticamente la mayor reacción emocional, a parte de algunas lágrimas cuando Jake cantó Broken, de su álbum debut, de un público que tardó en ponerse a cantar y nunca llegó a bailar realmente, a pesar de los fugaces intentos de algunas personas. Jake Bugg apostó por un telonero local, el artista madrileño st Woods, que se ganó unos cuantos fans que hicieron cola tras el concierto para llevarse su álbum firmado y alguna que otra foto.


Si quieres ver más Crónicas visuales pincha aquí.

Crónica visual realizada por Jon Baldwin.