Gonzalo Huerta: fotografía como parte de uno mismo

Armonía y color transmitido mediante personas, sentimiento y causalidad congelados en un mismo instante… conoce más acerca de la fotografía de Gonzalo Huerta.

1149

Armonía y color transmitido mediante personas, sentimiento y causalidad congelados en un mismo instante… tales son las expresiones con las que nos referimos a la fotografía de Gonzalo Huerta, de 20 años y residente en Madrid.

El surgimiento de la necesidad de plasmar lo bueno y lo malo a nivel personal, así como la aparición de una obsesión por el tiempo (influenciada a su vez por los acontecimientos que se estaban produciendo en su vida), llevaron a Gonzalo a su inclusión en el mundo de la fotografía a la edad de 17 años.

Sus estudios de realización de proyectos audiovisuales le permitieron adentrarse no sólo en el ámbito fotográfico, sino también en el de las producciones cinematográficas, lo cual le aportó una gran experiencia tanto a nivel personal como profesional. Considera que una fotografía no es sólo disparar –como mucha gente piensa–, sino que detrás de ello existe todo un estudio previo en cuanto a planos, contrastes, ángulos o iluminaciones.

Sin embargo, y a pesar de su formación académica en relación a la fotografía, Gonzalo afirma: ‘’al fin y al cabo, cuando te enfrentas al mundo junto a tu cámara, no te queda más opción que apañártelas tú sólo’’, frase la cual utiliza para apoyar la fotografía autodidacta.

Por otro lado, cabe destacar la principal característica de su trabajo fotográfico, y es la captación de diversos sentimientos plasmados en distintos momentos, pues está convencido de que el estado de ánimo es un factor altamente influyente a la hora de tomar una fotografía.

Al margen de ello, Gonzalo Huerta no tiene preferencias en cuanto a temáticas, mas bien es cierto que se considera un apasionado del blanco y negro –tal y como podemos apreciar en sus fotografías–. A su vez, siente verdadera predilección por los retratos, ya que mediante ellos consigue plasmar la situación anímica de las personas con la mayor naturalidad posible.

“La persona a la que fotografías habla por sí sola, y eso me llama mucho la atención”.

El interés por los estados de ánimo o por la captación de recuerdos son la continua búsqueda a la que se somete este fotógrafo madrileño, interesado en mostrar la eternidad de un instante. Para ello, utiliza en la mayor parte de los casos la influencia que toma del cine y la literatura, palpable en su trabajo, jugando con traspasar textos a imágenes –lo cual causa en él una sensación francamente positiva, nos confiesa–.

En general, el trabajo de Gonzalo Huerta está basado en la vitalidad del momento, la simetría, la cotidianeidad, la dualidad entre contraste y brillo, la búsqueda de ángulos llamativos, en rostros desconocidos que esconden una historia y, sin duda alguna, en la captación continua del sentimiento.

Para conocer el trabajo completo de Gonzalo Huerta, puedes acceder a su Twitter, a su Instagram personal, o a su perfil de Flickr.

No hay comentarios