Doctor Fourquet: la senda del arte en pleno Lavapiés

1105

Lavapiés respira palpitante, y cada una de sus arterias tiene un aroma singular. La fusión de todas ellas configura un barrio multicultural y dinámico. Lo que un día fue un distrito céntrico y castizo hoy es una expresión de sincretismo, y no solo porque se puedan comer desde kebabs hasta callos.

El Doctor Fourquet fue un médico español del siglo XIX que se interesó por la anatomía humana, y hoy una calle en el barrio de Lavapiés le rinde homenaje. El arte en Madrid crece en esta calle al amparo del Museo Reina Sofía y con el ajetreo de un barrio tan rítmico, en una calle que nace en Santa Isabel y muere en la calle Valencia. Sin pretender ser un Chelsea al lado de Sol, a lo largo de la calle, más de una decena de galerías de arte conforman un espacio único de creatividad y cooperación.

Damián Casado, Presidente de la Asociación de Galerías de Arte de Madrid, la calificó como ‘la calle más importante del arte en España’. Aunque es cierto que son malos tiempos por la coyuntura económica, y el criminal IVA cultural al que está sometido el arte en España es una mano permanente en su yugular, los galeristas resisten el envite.

Doctor Fourquet

Los pioneros se instalaron a mediados de la década de los 90, y a partir de Helga de Alvear se han ido sumando otros artistas que exploran las posibilidades del arte contemporáneo y conceptual. Algunas de las galerías de prestigio que pueblan la calle son Espacio Mínimo o Maisterra Valbuena.

Además, Doctor Fourquet ejerce un papel modernizador en la zona. Con el Reina Sofía a muy poca distancia, se convierte en una vía que dinamiza la zona, y aunque algunos han querido ver un indicio de gentrificación, lo cierto es que (al menos de momento) es uno de los ejes que vertebra el arte en el barrio. Los galeristas se asocian como los antiguos gremios, apoyándose en los puntos que tienen en común en una competencia más positiva que negativa.

Hay un entreacto entre las muestras artísticas de la calle, otorgado por la plazuela que la corta con Argumosa. Estas distinguidas colecciones no son la única experiencia artística de la calle. Doctor Fourquet cuenta además con la iniciativa Esta es una plaza, un lugar público multifuncional que acoge asambleas entre sus huertos ecológicos y sus esmerados murales.

Una de las intenciones de la plaza (en realidad un solar cedido por el Ayuntamiento) es crear un espacio de sociabilidad, así como el mantenimiento de un jardín autogestionado donde se respeta el medio y se abren espacios para el diálogo. Se organizan conciertos y talleres, y entrar supone hacer un paréntesis en el ajetreo habitual del centro para  formar parte de un espacio donde el arte fraterniza con los diálogos cotidianos más insustanciales y el debate de asuntos que afectan al barrio. Además, la calle cuenta con un pequeño estudio de cine y con Spain Media, que aglutina miembros experimentados del sector de la prensa, que publican revistas como Esquire o Tapas.

Este lema aparece a día de hoy (más o menos difuminado) en todas las galerías de la calle, como una bandera de la voluntad de los artistas por realizar creaciones que logren transmitir algo que supere la mediocridad.

Doctor Fourquet

El final de Doctor Fourquet (o el principio) acoge varias peluquerías y un sex shop particular, nada masificado. Esta senda del arte contemporáneo se vincula con la atmósfera creativa del barrio: además del Reina Sofía, La Tabacalera, La Casa Encendida, El CDN, o el Teatro de Barrio son resortes que paralelamente conforman una oferta cultural amplísima en un ambiente alternativo.

No hay comentarios