Cine Asiático #1: Corea del Sur

Cinco recomendaciones para iniciarse en el Cine surcoreano moderno.

773

En Spitting Essence, amantes del cine, queremos apostar por el erotismo, la violencia y el espiritualismo, y que mejor escuela que la asiática a la hora de estilizar la unión de estos tres conceptos llevados a la gran pantalla de una forma totalmente paralela y ajena a las tendencias modernas de la industria cultural occidental, aportando a las historias una frescura innata y una estética y exotismo de lo más absorbentes.

Con la siguiente serie de artículos titulada ‘Cine Asiático‘, y mediante una acurada selección de películas de temática, género y país diverso, procuraremos hacer brillar este cine en nuestra península del modo que se merece.

Corea del Sur

Y empezamos esta serie con el cine de una de las civilizaciones más antiguas del mundo, Corea del Sur. Su industria cinematográfica moderna, en auge y constante expansión en Europa y mayor medida en Sudamérica, se caracteriza por abusar de lo visceral, exaltar las emociones humanas y los sentimientos de la forma más heroica y honesta posible con auténticos dramas bélicos que derriban los muros invisibles y derrotan el fantasma que separa a las dos Coreas, por representar su tradición ancestral y los paisajes -a veces estados de ánimo- que la conforman, pero tambien por sacar a la luz nuestros demonios y la parte más oscura de la psique humana con historias macabras de locura, venganza y auténtico rencor.

Se podría decir que la producción cinematográfica de Corea del Sur no tiene nada que envidiarle al imperio americano hollywoodiense. Unas técnicas narrativas completamente originales, y una puesta en escena hiperrealista y sin complejos al estar empezando a competir con los presupuestos de Occidente logran semana tras semana, llenar salas y más salas tanto en Seúl y Busan como en otras ciudades más periféricas de la nación.

A continuación una lista con 5 películas muy recomendables para iniciarse en la cinematografía surcoreana:

  • Memories of Murder (2003) – ‘Salinui chueok’

El cineasta Bong Joon-ho, inspirado por la historia real del primer y más brutal asesino en serie conocido en Corea -activo entre los años 1986 y 1991-, crea un thriller policíaco de ficción que sigue de cerca la investigación de dos detectives locales por el humilde municipio donde suceden los macabros crímenes con una notable incompetencia y falta de resultados. A ellos se les suma un detective de la policia de Seúl, que ha solicitado ser asignado al caso.

Protagonizada por Song Kang-ho, esta es sin duda una película imprescindible en la cinematografía coreana que refleja sin tapujos y con toques de humor inteligente la sociedad de los ochenta en un país que se debate entre tradición y modernidad, así como la frustración vital que supone cometer errores que desembocan en auténticos episodios sádicos.

  • Joint Security Area (J.S.A) (2000)- ‘Gongdong gyeongbi guyeok’

Este film, dirigido por el genuino Park Chan-wook, narra un episodio repleto de misterios e incongruencias que esconden una realidad de lo más humana. Acontecido en la zona del Área de Seguridad Compartida, zona que delimita actualmente la frontera entre las dos coreas, custodiada por soldados de ambos países, este es quizás el acercamiento más generoso y honesto que un director coreano haya hecho jamás por la paz y la resolución de diferencias históricas.

La trama empieza cuando los cadáveres de dos soldados norcoreanos son hallados muertos en esta área, asesinados aparentemente por un surcoreano. Empieza aquí una investigación salpicada por acusaciones y tensiones mediadas por un tercer agente (Lee Young-Ae), una chica del Departamento de Inteligencia militar suizo, de origen coreano, cuyo objetivo es resolver de la forma más pacífica posible esta tragedia que podría traducirse fácilmente en conflicto bélico.

  • Sympathy for Lady Vengeance (2005) – ‘Chinjeolhan geumjassi’

Sympathy for Lady Vengeance desempeña en esta lista la función de representar la Trilogía de la Venganza, saga de películas totalmente independientes aunque con un mismo hilo conductor o denominador común -el propio nombre lo indica-, el cineasta responsable de la cual es el anteriormente mencionado Park Chan-wook. Muy probablemente os suene el film Oldboy (2003), que junto a este y Sympathy for Mr Vengeance (2002) completan la trilogía más famosa de la cinematografía coreana, característica por las narraciones temporalmente no-lineales, por su crudeza y violencia interpretativas y por su pulcritud técnica.

Esta en concreto es la historia de Kum-ja, una hermosa y misteriosa mujer que sale de la prisión con sed de venganza después de haber cumplido una pena de trece años por un supuesto crimen atroz.

  • Lazos de Guerra (2004) – ‘Taegukgi Hwinalrimyeo’

Este film de género drama-bélico dirigido por Je-gyu Kang es un claro exponente del buen momento que vive la producción cinematográfica de este país, con una gran escenografía y un presupuesto muy elevado, es quizás la producción mas equiparable -en el género de acción- a las obras de Spielberg o Coppola marca Hollywood.

Ambientada en los años 50, muestra la historia de dos hermanos de familia humilde (Jang Dong-gun y Bin Won), estudiantes, de un suburbio de Seúl, las vidas de los cuales se ven de repente truncadas cuando estalla la Guerra de Corea, viéndose obligados a ir al frente a luchar contra el ejército comunista del norte. El vínculo de protección es fuerte, pero los desastres de la guerra, el frío, el hambre y las metas personales harán que ambos se separen en un periodo más mortal que vital para la gente de las dos coreas.

  • Hierro 3 (2004) – ‘Bin-jip’

Cocinada a fuego lento, con mucha delicadeza, esta espiritual y silenciosa obra del inconfundible Kim Ki-duk narra un episodio vital en la vida de dos personas, dos almas errantes sin un destino muy determinado. Tae-suk es un joven que ocupa viviendas cuyos habitantes están temporalmente ausentes, no roba nada, no ensucia, no comete más delito que el de pasearse por mundos ajenos como un fantasma. Sun-hwa es una exmodelo casada y maltratada por su marido, que la mantiene encerrada en una lujosa casa. El destino orquesta un encuentro entre ambos, que toman conciencia de su condición al verse reflejados el uno al otro. A partir de este momento su único objetivo es existir cerca de su alma gemela.

Es muy probable que, después de haber leído o visto un poco de cine surcoreano, ese país tan lejano y exótico pero más que accesible en esta era de la información, os pique la curiosidad por conocer el trabajo de lo que supone el mayor enigma asiático y mundial de estos últimos años, la República Popular Democrática de Corea –Corea del Norte-.

Lo cierto es que su hermetismo nacional se extiende tambien en la industria cinematográfica, aunque quizás en menor medida, pues es relativamente fácil encontrar por la red información y películas enteras producidas en la RPDC, así como festivales y ciclos de cine europeos donde se han proyectado algunos de sus filmes. De hecho, la capital del país, Pyongyang, alberga bianualmente un festival de cine reconocido, y es que Kim Il-sung, creador de la ideología Juche y abuelo del actual líder supremo Kim Jong-un, era un gran forofo del séptimo arte, al igual que sus sucesores, que han concebido esta expresión artística como un medio de propaganda política y gubernamental; una herramienta útil para establecer y homogeneizar de forma pacífica el patriotismo y los valores socioculturales aceptados por el régimen.

Películas que sin duda, más allá del valor artístico que puedan o no tener, son de un gran interés humanístico y cultural, el fiel retrato de una sociedad totalmente paralela e independiente a la nuestra, estigmatizada por Occidente, cuya propaganda, aunque sutil, tambien es más que visible.

  • A Schoolgirl’s Diary (2007) –‘Han nyeohaksaengeui ilgi’

Esta película, firmada por Jang In-hak, y estrenada en el Pyongyang Film Festival, llegó a seleccionarse para su visionado en el Festival de Cannes (Francia).

Nos cuenta la vida de una adolescente común del país, una chica rebelde confrontada con sus padres a veces ausentes, él ingeniero y ella bibliotecaria, devotos del régimen. La joven no entiende como puede ser posible que el padre, que se pasa largas jornadas trabajando fuera de casa, anteponga su trabajo estatal, y beneficioso para el país, a la felicidad familiar. Finalmente se da cuenta de lo egoísta que ha sido cuando su padre hace un gran avance científico y recibe elogios de sus convecinos.

La película ha sido recientemente prohibida por el gobierno norcoreano. A continuación un pequeño fragmento.

No hay comentarios