Christian García: calidez y calidad del desenfoque

2143

Los desenfoques, las largas exposiciones, el contraste entre colores cálidos y fríos, el virtuosismo del aprendizaje autodidacta… así podemos definir el trabajo de Christian García, de 23 años y residente en Madrid.

Christian García

Los inicios de Christian en el ámbito fotográfico son algo casuales: en primera instancia, su contacto con el mundo visual vino ligado a la realización de vídeos propios bailando C-Walk hacia 2008 – 2009; este factor le llevó a adquirir una Handycam de grabación fullHD la cual disponía de un modo macro que conseguía hacer fotografías de planos cercanos y con una profundidad de campo notablemente reducida. Paralelamente, una amiga suya consiguió la Canon 550D, de la cual Christian quedó totalmente enamorado. Todo ello desencadenó que en el año 2011 adquiriera su primera réflex: una Sony A290 a la que dio uso en su viaje de fin de curso a Roma.

De esa manera, lo primero que quiso aprender a hacer fueron las largas exposiciones de las luces de los coches, ya que se sentía enormemente atraído por la sensación lumínica que se creaba. A medida que su interés por la fotografía y por hacer un buen uso de su cámara aumentaba, fue investigando y formándose de manera autodidacta a raíz de ver tutoriales y el trabajo de otros fotógrafos.

Christian García
Christian García
Christian García

A pesar que en un primer momento rehusara objetivos de pequeño tamaño tales como un 50mm f/1.8, actualmente procura que sus lentes sean lo más pequeñas posibles ya que prefiere objetivos fijos sin zoom con el fin de poder experimentar con los ángulos y las perspectivas de forma propia.

”Me gusta ‘robar el alma’ en un fotograma. Poder enseñar al mundo lo que ven mis ojos. Captar realidades, momentos, paisajes… La realidad del mundo. El amor. Mi amor’’.
Christian García
Christian García

Por otro lado, la preferencia principal de Christian García es la poca profundidad de campo: adora la captación de fondos desenfocados así como jugar con las líneas y los puntos de fuga. A su vez, es lícito mencionar dos factores importantes: en primer lugar, su notable capacidad para la captación de la esencia urbana, tal y como se aprecia en sus fotografías de Berlín –ciudad a la cual se siente estrechamente atado por motivos familiares y personales–; en segundo lugar, las aptitudes que presenta a la hora de retratar la naturaleza, predominando en ello los retratos de gatos en los cuales consigue retratar la elegancia de estos animales.

Además de sus aptitudes como fotógrafo urbano, también se le puede considerar fotógrafo de bodas ya que ello le permite captar el amor existente en la escena a la par que ser creativo.

En general, podemos decir que su estilo fotográfico se engloba dentro de unas calidades excepcionales; además, aporta una gran variedad visual que abarca desde la fotografía urbana hasta la naturaleza o el carácter íntimo y personal que muestran sus retratos.

Si estás interesado en el trabajo de Christian García, puedes visitar su página web o su Instagram.

No hay comentarios

Dejar una respuesta