American History X

879

American History X, es de esas películas que sabe muy bien qué quiere contar y como contarlo. No es que use las técnicas cinematográficas más avanzadas del mundo, ni sea sutil y detallista. De hecho, es más bien una película visceral y directa que quería hacer una declaración realista de como el odio nos puede llevar por los peores caminos.

Y me encanta. Porque bajo esa pretensión, todo se construye al rededor de su mensaje. Se utilizan los primeros planos en casi todas las conversaciones para que veamos las emociones de los personajes a flor de piel y un encuadre más distante para poner al espectador en el rol de esos ojos que Derek cree que le persiguen; la figura del narrador se posa en Daniel porque admira a su hermano y todos tenemos a alguien a quien queremos a ese nivel, y como el mayor de los Vinyard, dista mucho de ser perfecto. Los recursos cambian constantemente en función de lo que las escenas requieren, sin dejar de construir ese tono sombrío y a la vez épico, reforzado por su banda sonora, que realza la violencia de las imágenes a la par que nos impide olvidarnos de que es una historia cotidiana, algo que ocurre a diario y podría pasarle a cualquiera. Porque el mal hunde sus raíces en el odio, y el odio nos queda cerca a todos.

American History X

En este caso es el nazismo, pero hablamos de una historia humana que puede manifestarse de cualquier forma ¿Nunca habéis sentido que sabíais lo que era mejor para el mundo, y el mundo no os entendía, hasta que acababais discutiendo con todo lo que se os ponía por delante? Esa es la idea. No por ello deja de condenar las ideas que recoge el Mein Kampf, lo que ocurre es que lo hace desde la empatía, desde las ideas que los propios protagonistas rechazan antes de la evolución de la trama. Tampoco es lo que yo llamaría una película excelente ni creo que lo pretenda, es más bien un ensayo directo y humano sobre un tema abundante en hollywood bajo la dicotomía de “los buenos y los malos”. Esta otra perspectiva es algo no solo algo a agradecer por lo mucho que puede enriquecernos como personas, sino que actualmente escasea en taquilla y se echa de menos.

No hay comentarios